¿Son rentables las franquicias?

Todos sabemos qué son, las vemos en todas partes, en todas las ciudades y países. Es un modelo de negocio que sí, funciona, porque lo vemos en todas partes, una marca, un nombre, un saber hacer… a fin de cuentas, un negocio conocido. ¿Porqué no abrir una? Si total, está todo hecho: estudio de mercado, rentabilidad, sistema de trabajo… ¿Es para ti una franquicia? Antes de empezar, reflexiona, olvida todo lo que sabes, conoces y has oído de la franquicia, pon tu mente en blanco y analiza lo siguiente:

-Se han de seguir unas normas: Entrar en el sistema de franquicia implica asumir una serie de normas. Si bien ser franquiciado no significa pertenecer a la franquicia a nivel empresarial, pero sí la toma de decisiones, forma de trabajar y cualquier otro asunto que implique al negocio, pertenece a la central de franquicia (por el bien de toda la red), por lo tanto este es el punto de partida a la hora e pensar en una franquicia para ser empresario. En otras palabras, no se es empresario tal cual sino un subordinado en forma de empresa.

-Dedicación al negocio: hay franquicias que buscan solo inversores y otras que buscan buenos gestores que estén encima del negocio día a día. Piensa si vas a querer dedicarte al completo al negocio, o simplemente participarás en la gestión dejando que otros trabajen en él. Y aquí es donde entran en juego tus conocimientos, preparación y economía.

-Capacidad y ganas de aprender: A veces las franquicias hacen una dura selección entre sus franquiciados y es que buscan unos requisitos acordes a las actividad de la marca pero sobre todo lo que exigen es que sus candidatos tengan ganas de aprender cosas nuevas y adaptarse a los cambios.

-Por último y quizás más importante hay que pensar en la inversión necesaria. Y no solo hablamos de la inversión de la puesta en marcha sino que hemos de pensar en un período de 6 meses a un año para poder afrontar todos los gastos derivados del negocio día a día, sobre todo, no tener agobios de caja, cosa muy frecuente en los primeros meses de actividad de cualquier negocio.

franquicia

Y que no te vendan la moto…

Porque a pesar de que por norma, el sistema de franquicia está muy bien pensado para obtener beneficios y recuperar la inversión en el primer año, esto no siempre es así. Está claro que el primer beneficiado del sistema de franquicia es el franquiciador y para qué engañarnos, el franquiciado es un trabajador de la central, es la pura realidad. Estudia bien el modelo de negocio, el importe del canon de franquicia, canon de publicidad y todos aquellos requisitos que suponen un gasto fijo e irrenunciable, lee cada cláusula del contrato y sobre todo estudia bien el plan económico-financiero que te facilitarán en la primera toma de contacto.

Al final, lo que has de saber antes de decidirte por una franquicia es si te hace falta asumir el nombre de otro o si puedes (y sabes) hacerlo tú mismo, conociendo bien el mercado, la forma de trabajar y el sistema de negocio por el que pagarás a la franquicia.

Busca, compara, analiza, y si no puedes hacerlo por ti mismo “adopta” una franquicia.

¿Son rentables las franquicias?
¿Valoras este post?