Qué es una amortización en contabilidad y para qué sirve

El término de amortización se usa con mucha frecuencia en el ámbito de la contabilidad y las finanzas, siendo un procedimiento muy importante para quienes nos dedicamos a esta actividad. A pesar de ser un procedimiento, tiene dos significados opuestos dependiendo de si estamos hablando de un activo o de un pasivo: no es lo mismo amortizar un préstamo que amortizar la compra de un coche de la empresa.

¿Qué es una amortización en contabilidad de pasivos y activos?

Amortización de pasivos: Un pasivo es el reflejo de una deuda y por lo tanto, la amortización de un pasivo significa cancelar dicha deuda. Cuando se tiene un préstamo debemos un capital y a la vez, el banco nos cobrará unos intereses en cada cuota. El procedimiento de ir cancelando capital en cada cuota, es la amortización.

Amortización de activos: Este concepto se usa mucho en contabilidad pues la empresa, normalmente compra activos tales como maquinaria, coches, ordenadores…etc, cuyo coste suele ser elevado si lo comparamos con los gastos normales del día a día (como la compra de material de oficina por ejemplo). Por lo tanto, en contabilidad, se puede, y se debe ir amortizando el coste de dichos activos.

¿Cómo se realiza esto?

Normalmente dependiendo del coste del activo, se puede amortizar en 2 años, 5, 10 o incluso 50.

Las tablas de amortización según el plan contable de Andorra son estas

 

cuadro amortización contable y fiscal

Imaginemos que hemos comprado una furgoneta de reparto en una panadería. Evidentemente los 10.000€ que nos ha costado no los podemos considerar como gastos de ese mes; de hecho, la furgoneta tiene una vida útil y la iremos utilizando durante unos años. Por lo tanto, en contabilidad, ese coste de la furgoneta debemos distribuirlo en varios años y meses, aquellos que consideremos apropiados según su coste. Para eso nos podemos guiar de la tabla anterior en la que se han separado las amortizaciones fiscales de las contables. ¿A qué se deben estas diferencias?

La amortización contable sirve para identificar en qué medida el activo ha contribuido a generar ingresos, pero la amortización fiscal trata de controlar en qué medida se puede deducir dicho gasto en la cuenta de resultados. Dicho en otras palabras, la amortización fiscal trata sobre el gasto deducible que genera dichas amortizaciones para pagar más o menos impuestos. De ahí que sea tan importante para las asesorías tener este punto controlado.

Por norma general y para evitar trabajos extra, a no ser que salga muy a cuenta por algún motivo en concreto, las empresas tratarán de igualar los años de amortización contable con los de amortización fiscal.

En el caso que esto no sea así y decidamos amortizar un edificio en 40 años fiscalmente y 50 en contabilidad, a final de ejercicio debemos realizar aquello que se llama regularizaciones por diferencias temporales. Esto no es otra cosa que regularizar la cuenta de explotación contable para calcular correctamente el impuesto de sociedades correspondiente.

Las diferencias generadas a favor de la empresa por amortizar un bien de manera acelerada sólo difiere el pago de la parte proporcional en el Impuesto de Sociedades, se genera así un pasivo que deberá revertir cada año.

Por otra parte cabe señalar la importancia de amortizar correctamente un activo en contabilidad y es que de esta manera su valor en el balance de la empresa es correcto. Así, la furgoneta de la que la hablábamos en el ejemplo anterior, tendrá un valor en balance de 10.000€ en el momento de la compra y dicho valor se irá minorando por el importe de amortización a medida que pasen los años, es decir, no tendremos los mismos 10.000€ en el balance en el año 2016 que en el año 2020, hecho que influye notablemente en el análisis y valoración de la empresa.

Qué es una amortización en contabilidad y para qué sirve
4.2 (83.33%) 6 votes