Deducciones que puedo practicar en mi declaración

Trabajamos, cotizamos, pagamos impuestos y volvemos a trabajar, repitiéndose el ciclo una y otra vez. Ganamos dinero para vivir nuestra vida pero todos estos ingresos están sujetos a ciertas obligaciones, que se ven reflejadas con cada declaración.

¿Y si pudieras “reducir” las cantidades de dinero que tienes que pagar? Las deducciones en las declaraciones se dan en los sistemas tributarios de todos los países y con este artículo pretendemos hacerte un resumen de qué condiciones tendrías que cumplir para atenerte a las deducciones particulares de Andorra.

Base de tributación general

Se da al integrar las rentas de trabajo, las de las actividades económicas y las del capital inmobiliario. ¿Y qué deducciones conlleva?

  • Del 100% (es decir, no hace falta hacer la declaración del IRPF) cuando tus ingresos no superan los 24.000€ (esta cantidad puede ascender a 30.000 si tienes alguna discapacidad o incluso hasta 40.000€ si tu pareja estable o cónyuge no se puede beneficiar total o parcialmente de la misma deducción).
  • De 750€ por cada descendiente menor de 25 años y ascendiente mayor de 65 que viva contigo o dependa económicamente de ti y su renta anual no exceda los 12.000€. Si tiene una discapacidad, este importe se multiplica por 1,5.
  • Del 25% y hasta un máximo de 1.000€ del gasto anual de la hipoteca de tu residencia habitual y derivados de la misma (amortizaciones, intereses, gastos de terceros, etc.).
  • Los planes de pensiones, hasta un máximo de 5.000€ o de un 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.
  • Las pensiones compensatorias a favor del cónyuge y las anualidades por alimentos.

Consideraciones a estas deducciones:

  • La deducción por hijos a cargo no se puede aplicar en su totalidad por los dos progenitores, sino que el reparto se hará de forma equitativa, al 50% cada uno.
  • Si uno de los progenitores tiene su residencia fiscal fuera de Andorra, no podrá optar a esta deducción y el otro podrá deducirse el 100% del importe correspondiente al descendiente.
  • Si tu residencia habitual la has comprado a medias con tu pareja, os podréis deducir el 50% cada uno de ese 25% del gasto anual de la hipoteca, hasta un máximo de 1.000€ (500€ cada uno).
  • Aunque tengas una hipoteca abierta sobre un piso que tienes alquilado a un tercero, no podrás deducírtela al no ser tu residencia habitual.
  • Los planes de pensiones sí que tienen las deducciones que hemos comentado, pero no los planes de ahorro.

Base de tributación del ahorro

Ésta se da al integrar las rentas del capital inmobiliario y los beneficios y pérdidas del capital. La única deducción a la que está sujeta es la de los 3.000€* en concepto del mínimo exento por la obtención de rentas de este tipo.

*Nota: estos 3.000€ no pueden generar nunca una base de tributación del ahorro negativa; es decir, aunque el ingreso sea de 1.500€ la declaración será de 0€, y no de -1.500€.

Cuota de liquidación

Si a las bases que acabamos de considerar les restamos sus deducciones nos quedarán dos liquidaciones. Dichas liquidaciones, si las sumamos y obtenemos su 10% (gravamen), darán la cuota de liquidación resultante, que todavía podrá gozar de ciertas deducciones adicionales:

  • Un importe que equivalga al 50% de la base de tributación anterior, con un máximo de 800€.
  • Deducciones para eliminar la doble imposición interna: en este caso, de la cuota se deducen los importes del impuesto comunal sobre la radicación de actividades comerciales, empresariales y profesionales y el que grava sobre los rendimientos arrendatarios.
  • Deducciones para eliminar la doble imposición internacional: si se obtienen rentas o beneficios originados en el extranjero, se calculan dos cantidades:
    • ¿Cuánto tributa al IRPF (o equivalente) en el país donde se origina?
    • Esa misma cantidad, ¿cuánto tributaría si se diera en Andorra?

Se elige el importe menor de esas dos cantidades y esa es la cantidad que podrás reducirte en tu cuota.

  • 3.000€ por persona de incremento medio en la plantilla de una empresa a mantener durante el año posterior al período impositivo: es decir, que si creas tantos puestos de trabajo como para subir el número medio de trabajadores en 1 y lo mantienes al año siguiente, recibirás 3.000€ por cada unidad aumentes la media.
  • 5% de cada nueva inversión que realice la empresa, siempre que estén afectas a la actividad empresarial y se mantengan durante cinco años en el patrimonio.

Y si estas últimas deducciones son superiores a la cuota de liquidación, podrás deducírtelas en las tres posteriores.

Conclusiones sobre las deducciones que puedo practicar en mi declaración

Como ves, en general las deducciones tratan de ayudar a personas con cierto desgaste económico asociado a su vida cotidiana (hijos, ancianos, hipotecas, etc.) y a las empresas que generen puestos de trabajo y caudal inversor.

Esperamos que con este artículo tengas más claro qué tipo de deducciones podrás practicar en tu próxima declaración. Para realizarla sin fallos, nada mejor que una asesoría profesional especializada en materia fiscal, contable y laboral de Andorra y España, como somos en Innova Gestors. ¡Contacta con nosotros!

 

deducciones IRPF 2016 Andorra

 

Deducciones que puedo practicar en mi declaración
5 (100%) 1 vote