Conciliaciones contables y bancarias

Cuando se trabaja en una gestoría una de las principales tareas que hacemos con regularidad son las conciliaciones contables y bancarias. No me cansaré de repetir, que cuando llevamos contabilidades de varias empresas, todo repaso es poco, pero el trabajo de conciliar ya es esencial.

Podemos decir que conciliar no es otra cosa que verificar que lo que tenemos en contabilidad de una cuenta contable, se corresponde con la realidad. Es bastante común que cuándo recibimos un extracto bancario del banco tengamos movimientos que no estén reflejados en la contabilidad, por eso, la tarea de hacer las conciliaciones contables y bancarias es indispensable para reflejar tal cual, la realidad de la empresa. Como no, para repasar también que no nos hayan cobrado algo que no nos corresponde o ver otro tipo de movimientos interesantes. Lo más extendido es la conciliación bancaria, pero podemos aplicar la conciliación a las cuentas contables más importantes tales como proveedores y clientes.

Cómo trabajamos en Innova Gestors con las conciliaciones contables y bancarias de nuestros clientes

Lo que solemos hacer por norma en Innova Gestors es realizar una conciliación bancaria cada mes o cada quince días dependiendo del volumen de movimientos de la empresa de que se trate. Además, cada 6 meses o al final del año contable, realizamos conciliaciones de cada proveedor y cliente. ¿Porqué hacemos esto? Para asegurarnos de que hemos pasado a contabilidad todas las facturas, abonos, pagos, cobros…etc. En España ya suelen hacer una verificación con el famoso 347. Así que, en Andorra lo que solemos hacer muchas gestorías es ir verificando por nuestra cuenta que todo cuadre al céntimo, es decir, nuestra contabilidad ha de ser la misma (pero a la inversa) que la contabilidad de nuestros clientes y proveedores. Si no fuera así, haríamos una auditoría interna, informal, que nos permite poner orden y averiguar posibles errores de gestión.

Si queremos, podemos hacer un documento indicando este procedimiento y los errores o desajustes que nos vamos encontrando. ¿Cómo se debe realizar y qué tenemos que poner?

  1. Nombre de la empresa o razón social
  2. Fecha de elaboración
  3. Nombre de la cuenta contable que estamos conciliando
  4. Saldo correcto
  5. Saldo conciliado
  6. Observaciones

Para poder ir más rápido, lo que suelo hacer yo es ir directamente a los asientos que están correctos, los dejo ya marcados, para luego centrarme en los que se componen de la suma de dos o más asientos. Por ejemplo, puede suceder que en el banco nos hacen un apunte por un cheque descontado y a parte nos cargan los gastos bancarios mientras que nosotros en contabilidad quizás hayamos unificado esos dos movimientos en uno solo. Esto sería correcto pero dependiendo del importe será más difícil de ver así que los suelo hacer una vez he terminado de puntear los que son exactos.

¿Qué errores o diferencias nos podemos encontrar a la hora de hacer las conciliaciones contables y bancarias?

  1. Diferencias en la fecha del apunte contable.
  2. Diferencias en el número de apuntes (dos asientos en nuestra contabilidad y uno en el banco o viceversa).
  3. Cheques o transferencias descontados o cobrados en el banco y no en nuestros apuntes contables.
  4. Abonos o facturas que el proveedor ha emitido y que no tenemos en nuestro poder y por tanto no hemos contabilizado.
  5. Retornos de clientes que no hemos contabilizado o de los cuales nos cargan gastos bancarios de los cuales no teníamos constancia.

Lo que tenemos claro es que no hacemos nada por azar, ni tampoco dejamos todo en manos de un programa informático, que, aunque son realmente ágiles y nos permiten ahorrar tiempo a los contables, no nos eximen de la responsabilidad de verificar que estamos haciendo lo correcto y entregando los números que corresponden en cada caso.

Conciliaciones contables y bancarias
¿Valoras este post?